Las etapas del Camino de Santiago desde Sarria

En este post os vamos a contar dónde dormir, dónde comer y qué ver en cada una de las etapas del Camino de Santiago desde Sarria.

Después de haber llegado a Sarria la noche anterior, ya estábamos totalmente preparados para comenzar la que sería una de las mejores experiencias de nuestra vida.

Recuerda que en la guía para hacer el Camino de Santiago desde Sarria tienes todo lo que tienes que saber antes de comenzar esta aventura.

Sarria – Portomarín (22.4 Km, ±5h): 1ª Etapa del Camino de Santiago desde Sarria

Salimos de Sarria a eso de las 7.00 de la mañana. Aún era de noche y como era de esperar en Galicia, hacía bastante fresco a pesar de ser verano. Pero hazme caso, es mucho más agradable caminar a primera hora con tu sudadera que derretirse bajo el sol a última hora.

A pocos metros de salir de casa, nos encontramos con el primer mojón que señalaba el camino. Estábamos nada más y nada menos que a 113.25 km de la Catedral de Santiago.

Nos fuimos fijando en los primeros mojones y los km bajaban más despacio de lo que imaginábamos. Nervios a flor de piel, las cifras imponen bastante y las dudas te invaden estos primeros km. ¿Seríamos capaces de hacerlo?

Nos adentramos en la Galicia más profunda, cruzamos unos campos de maíz gigantescos, una constante en todo este tramo del Camino de Santiago. Y justo cuando empezaba a amanecer, subimos una cuesta que atravesaba un precioso bosque de robles y castaños.

El principio de esta etapa es una de las partes más bonitas de todas las etapas del Camino de Santiago desde Sarria. Salvando esta pequeña cuesta, el recorrido no tiene muchos desniveles y es bastante cómodo.

Durante el camino te vas encontrando con varias iglesias y cementerios. Pronto dejamos de fijarnos tanto en los kilómetros que faltaban y empezamos a disfrutar de estas maravillas que te ofrece el Camino de Santiago.

Paramos a desayunar en el Mirador da Brea, muy cerquita del mítico mojón que marca los 100km, todo un hito en el Camino de Santiago.

Más adelante el camino cruzaba una de esas típicas casas rurales gallegas y encontramos un rincón donde los peregrinos escribían sus dedicatorias y deseos. Así que nosotros también pusimos los nuestros antes de reemprender el camino.

Llegada a Portomarín

El último tramo hasta llegar a Portomarín es una cuesta abajo bastante heavy. Aunque te parezca que bajar es lo más fácil, ya me habían avisado de que hay que bajar despacito porque mucha gente se resiente de las rodillas. Y eso me pasó a mí por creerme más listo y no hacer demasiado caso…

Tras haber cruzado pueblos encantadores como Bardabelo o Ferreiros, el río Miño nos indicaba que ya estábamos muy cerca. Y es que Portomarín es un pueblo que se encuentra bajo las aguas del embalse de Belesar.

Portomarín es el pueblo más bonito del camino. Sus vistas y todo el agua que lo rodea, hacen de este pueblo un lugar realmente especial.

Tras cruzar el puente, nos topamos con las famosas escaleras que dan entrada a Portomarín. Estas escaleras parte del puente medieval que había antes de construir el embalse.

Nada más subir las escaleras, atraviesas la conocida capilla de las Nieves.

Qué hacer en Portomarín

Después de tanto caminar llegamos a Portomarín con un hambre de locos. Así que fuimos directos a comer al Restaurante Casa Pérez.

Tiene buen precio y se come bastante bien, tienen un menú del peregrino por 9€ y otro que te incluye pulpo por 12€. Especial mención al cocido gallego y a su Tarta de Santiago.

Después de llenar la barriga y una buena siesta española, dimos un paseo por la plaza de Frenosa. En esta plaza es donde hay más vidilla, aquí se encuentra el ayuntamiento y la iglesia de San Nicolás.

La iglesia es una auténtica pasada, tiene forma de castillo. Y es que, aunque ahora se use como iglesia, antes era parte de la fortaleza que estaba construida en lo que ahora es el embalse. Merece mucho la pena una visita por dentro.

Dimos un último paseo y encontramos esta terracita del D’gusta Bakery & café donde nos tomamos unas cañas con unas vistas privilegiadas. Buena manera de poner fin al primer día de aventura ¿Verdad?

Dónde alojarse en Portomarín

Nosotros elegimos Casona da Ponte, está nada más subir las míticas escaleras que dan entrada a Portomarín.

Aunque tiene un precio un poco más elevado que la media, merece la pena. Es la mejor habitación en la que nos hospedamos durante todo el camino. Tiene baño privado, wifi, climatización y unas vistas privilegiadas al embalse Belesar.

Portomarín – Palas de Rei (25 km, ±6h): 2ª Etapa del Camino de Santiago desde Sarria

Salíamos sobre las 7:30h de la mañana cuando nos encontramos con un peregrino que nos aconsejó tomar el Camino Complementario. Ya te conté en este post qué son los Caminos Complementarios que te irás encontrando en las etapas del Camino de Santiago desde Sarria.

Según fue amaneciendo, llegamos Gonzar, un pueblo muy pequeñito en el que paramos a desayunar en Casa García. Allí nos ofrecieron un café con galletas por el simbólico precio de 1€.

En estos primeros kilómetros empezamos a ver alguno de esos hórreos tan típicos del norte de España. Estos hórreos se construyeron para usarlos como neveras aprovechando el clima tan frío del norte de España. Su estructura está elevada sobre pilares para impedir que entrase la humedad y las ratas. Hoy en día sólo se usan como trasteros o para guardar el pasto.

Cruzamos los pueblos de Narón, A Eirexe y Lestedo. Entre pueblo y pueblo recorrimos caminos asfaltados rodeados de gigantescos campos de maíz.

En este tramo nos fuimos encontrando a los típicos abuelillos de pueblo que te ofrecen repostería casera a cambio la voluntad.

Llegamos a la bonita iglesia de Santiago de Lestedo y continuamos por un camino tan bonito que nos perdimos. Hacía un rato que no veíamos ningún mojón y eso era señal de que estábamos más perdidos que wally

¡No te despistes! Es muy fácil desviarte del camino y no hace ninguna gracia tener que retroceder y hacer 2km de más en esta etapa.

A pocos km de llegar a Palas de Rei, nos encontramos un cervatillo en medio del camino. Ya estábamos llegando, poco después entraríamos en lo que son las afueras de Palas de Rei.

Qué hacer en Palas de Rei

Llegamos a Palas de Rei reventados y con un hambre canino. No nos hizo falta investigar demasiado para darnos cuenta de que el mejor restaurante de la zona era Pulpería a Nossa Terra.

Os aseguro que es el mejor restaurante de todo el camino con diferencia. El pulpo estaba muchísimo más rico que los sitios más famosos de Melide. Una tortilla de Betanzos de escándalo, un queso de Arzúa delicioso y una tarta de Santiago que quita el hipo. Sólo os diré que comimos y cenamos en el mismo sitio.

Este restaurante se encuentra en la Plaza principal, al lado del Ayuntamiento de Palas de Rei.

La verdad que Palas de Rei no tiene mucho más que visitar, pero también echamos un ojo a la iglesia de San Tirso, una iglesia románica construida en el siglo XII.

Dónde alojarse en Palas de Rei

Pese a estar un poco apartado, elegimos el Albergue Zendoira porque merece mucho la pena. Mucha gente nos recomendó este hotel y no nos decepcionó.

Tienen la típicas habitaciones comunes, pero con camas tipo cápsula que te dan mucha privacidad. Y si quieres algo más íntimo, también tienen habitaciones privadas con baños compartidos.

Tienen unos precios estupendos, por 35 euros cogimos una habitación doble privada con baño compartido.

Al principio nos echaba un poco para atrás esto de que los baños fueran compartidos, pero lo cierto es que estaban impolutos y fue una estancia impecable.

Palas de Rei – Arzúa (28.5 km, ±7h): 3ª Etapa del Camino de Santiago desde Sarria

Pero no te confíes porque hoy toca la más dura de las etapas del Camino de Santiago desde Sarria. Las cuestas del tramo final y la cantidad tan heavy de kilómetros exigen lo mejor de ti para acabarla.

Parece que entre los 25km de la etapa anterior y los 28.5km de ésta no hay mucha diferencia ¿Verdad? Pues no te equivoques, cuando ya llevas tantos kilómetros en el mismo día, cada kilómetro es un mundo.

Dependiendo de tu forma física quizás sea buena idea partir esta etapa en 2 y echar noche en Melide. Nosotros somos un poco burros y quisimos hacerlo como dios manda, completando una etapa por día.

Así que salimos bien prontito y no tardamos demasiado en desayunar. Nuestra idea era comer en Melide a eso de las 12.30h, horario totalmente guiri.

La primera parte hasta Melide es muy bonita, bastante fácil y se nos dio bastante bien. Cruzamos unos frondosos bosques de eucaliptus y pasamos por pueblos de Furelos, Boente y Castañeda.

Cruzamos unas cuantas aldeas y paramos en una de ellas para comprarnos unas pulseritas muy chulas y la típica vieira que todo peregrino lleva colgada en su mochila.

Tras 14km de recorrido, llegamos a un puente medieval precioso que da entrada a la parte más antigua de Melide.

Probando el famoso “pulpo a feria” de Melide

Melide es mundialmente conocida por tener el mejor “pulpo a feira” del mundo.

Cumplimos con nuestros objetivos y a eso de las 12:30h ya estábamos preparados para degustar los 2 sitios más famosos de pulpo en Melide.

Empezamos en A Garnacha y siendo sinceros, comparándolo con el pulpo del día anterior en Pulpería a Nossa Nostra, fue bastante decepcionante. Nos confirmaron que ese día sólo tenían pulpo marroquí…

Es incomparable la textura y el sabor del auténtico pulpo de las rías gallegas con uno de Marruecos. Por lo general, el marisco tiene más sabor en agua fría y al final el pulpo sabe a lo que come. Así nos pasó también en Cuba, que nos comimos una langosta que apenas tenía sabor.

Eso sí, el ambiente de A Garnacha está muy guay porque tienen mesas grandes comunes y está lleno de peregrinos. Echamos hora y pico de parloteo y cervezas con unos chicos de A Coruña que estaban haciendo el camino en bici.

Nos habíamos liado a cervezas y todavía nos quedaba probar la Pulpería Ezequiel, otra de las pulperías más famosas de Melide. Tampoco superó la calidad de Pulpería a Nossa Nostra, pero estaba bastante rico y tenían unas navajas de chuparse los dedos.

Con tanto parloteo con la gente, se nos hizo bastante tarde y estábamos atiborrados de pulpo y cerveza. Ya eran las 15:00h así que reemprendimos el camino rápidamente porque aún nos quedaban más de 14km a plena solana.

De Melide a Arzúa: El tramo más duro de las etapas del Camino de Santiago desde Sarria

Saliendo de Melide, pasamos por delante de la capilla de San Roque y nos topamos con uno de esos característicos cruceiros que te irás encontrando en las etapas finales del Camino de Santiago desde Sarria.

Un cruceiro son construcciones religiosas formadas por una cruz de piedra sobre un pilar. Son un clásico en Galicia y desde Melide ya empezamos a ver bastantes.

Llegamos a Ribadiso, un pueblo con mucho encanto al que se accede mediante un pequeño puente medieval. No podíamos más con nuestra vida, así que paramos a descansar un rato y refrescarnos un poco en el río.

Desde este pueblo hasta Arzúa lo recuerdo como una auténtica pesadilla. Es cuando más flaquearon nuestras fuerzas, empiezan unas cuestas horrorosas, el calor aprieta y los kilómetros no avanzan.

Este tramo fue sin duda el momento más duro de todo el camino con diferencia, dudábamos de si seríamos capaces de llegar. Paramos un par de veces, los coches nos pitaban dándonos ánimos… Estábamos completamente derrotados.

No me preguntéis cómo, pero sacamos fuerzas de donde no había. Cogimos un palo para ayudarnos y algo nos ayudó a sacar fuerzas de donde no había, en ciertos puntos parecía incluso que alguien nos estaba empujando por la espalda.

Por momentos como éste entiendo que la gente que hace el camino recupere la fe, por fin conseguíamos llegar a Arzúa a eso de las 19.30.

Qué hacer en Arzúa

Arzúa, la famosa villa quesera, es un pueblo mundialmente conocido por su queso. El queso de Arzúa es un queso muy suave que va bien con cualquier cosa y no puedes irte de aquí sin probarlo.

En Arzúa no hay mucho que ver, es el típico pueblo atravesado por carretera con albergues y restaurantes en ambas aceras.

Llegamos bastante tarde, las piernas no dieron para más que para ir a cenar. Nos recomendaron ir al Casa Nené y estuvo todo bastante rico, especialmente las croquetas de queso de Arzúa.

Dónde alojarse en Arzúa

Elegimos Albergue Pensión Cima do Lugar porque tenían baños privados y estaba cerquita de todo el cotarro.

No es barato, nos costó 45€, pero eso sí, tuvimos una habitación nosotros solos y con baño privado. Más que merecido después del día tan duro que habíamos tenido hoy, lo volvería a pagar con los ojos cerrados.

En los pasillos del albergue ponen botellas de agua, pastitas y algo fruta para reponer energías.

Arzúa – O Pedrouzo/Amenal (19.1/23 km, ±5/6h): 4ª Etapa del Camino de Santiago desde Sarria

Después de una etapa tan agotadora como la anterior, al fin nos tocaba una etapa tranquilita. Es una etapa cortita y muy tranquila, perfecta para asimilar todo lo vivido antes del gran día.

Ya parece que nuestra espalda se estaba habituando a llevar mochila. Es prácticamente una parte más de nuestro cuerpo y las piernas empiezan a andar solas a primera hora de la mañana.

Esta etapa comienza también bajo las sombras de unos bosques preciosos. Andamos unos pocos kilómetros hasta encontrarnos con una pared repleta de frases filosóficas bastante interesantes. Justo allí enfrente había un bar donde paramos a desayunar.

Después de reponer energías seguimos cruzando unos bosques tan verdes que parecían sacados de un cuento.

Cruzamos algunas aldeas como A Peroxa o A Taberna. Y pasados unos cuantos kilómetros de carretera, también pudimos ver los terribles efectos de los incendios tan devastadores que ha sufrido Galicia en los últimos años.

Tras un paisaje un poco desolador, totalmente arrasado por el fuego, llegamos a O Pedrouzo. Su casco urbano y estos grafitis nos dieron la bienvenida.

Dónde comer en O Pedrouzo

Al llegar a O Pedrouzo buscamos un sitio para comer.

Si te gusta la carne puedes ir al Cafe-Bar O Pedrouzo, un sitio muy barato que sirven una carne espectacular.

Nosotros elegimos Casa Santaia En Casal De Calma porque nos pillaba mejor para luego continuar hacia Amenal.

Tienen un menú por 18€ que está bastante bien. Es algo caro para lo que es el nivel del Camino de Santiago, pero puedes darte el capricho para celebrar que sólo te queda un día más de peregrinaje.

Adelantando trabajo de la última etapa del Camino de Santiago desde Sarria

Al ser una etapa tan cortita, decidimos continuar hasta Amenal. Mucha gente lo hace así para que al día siguiente te de tiempo a llegar a la misa del peregrino en Santiago (A las 12:00h). Siendo sinceros, más que por la misa, nosotros lo hicimos para llegar los primeros a la comida gratuita en el Parador de Santiago de Compostela.

Así que después de comer y con la solana seguimos 4km más hasta Amenal. Este recorrido se hace un poco duro, pero al día siguiente lo agradecerás muchísimo.

Este tramo está asfaltado y está rodeado por los gigantescos campos de maíz que tanto abundan en esta zona de Galicia.

Dónde dormir en O Pedrouzo/Amenal

Si te quedas en O Pedrouzo te recomiendo Pensión 9 de Abril. Está sólo a 5 minutos del Camino de Santiago y ofrece habitaciones privadas con la posibilidad de tener también baño privado.

Y si consigues llegar hasta Amenal, te recomiendo Kilómetro 15. Y no es que esté cerca del camino, si no que está justo en el propio Camino de Santiago.

Nosotros nos alojamos en Kilómetro 15 y pese a tener algún problemilla con el calor y las llaves, lo resolvieron rápidamente. Además, para disculparse, nos invitaron a desayunar en Casa Amancio, otro hotel que tienen en Lavacolla (Un pueblo de la siguiente etapa).

O Pedrouzo/Amenal – Santiago de Compostela (20/16 km, ±4/3h): La última Etapa del Camino de Santiago desde Sarria

Los nervios a flor de piel, extrañas sensaciones. Parece que finalmente podíamos conseguirlo, ya sólo nos quedaba esta última etapa.

Salimos sobre las 6:30h de la mañana con el objetivo de poder asistir a la misa del peregrino que se celebra a las 12:00h.

Aún era de noche y estaba todo totalmente oscuro, pero nada ya podría pararnos. Nos equipamos las linternas y pusimos rumbo a la Catedral de Santiago de Compostela.

En este tramo nos encontramos con mojones distintos a los que estábamos habituados en etapas anteriores. Y es que en este tramo hay algunos mojones antiquísimos que aún se conservan en perfecto estado.

Tras cruzar los primeros bosques y subir algunas cuestas, llegamos a Lavacolla. Es aquí, en Casa Amancio, donde nos invitaron a un rico desayuno por el incidente del día anterior.

El ascenso al Monte do Gozo

Nada más desayunar iniciamos el ascenso al Monte do Gozo. Su nombre hace referencia al gozo que uno siente una vez ha subido el monte.

Eso sí, el camino no es nada fácil, tanta cuesta a estas alturas del camino se hace bastante bola. Pero una vez más, sacamos fuerzas de donde no había, no había opción a rendirse a estas alturas del camino.

Este monte es probablemente el lugar más emocionante de todas las etapas del Camino de Santiago desde Sarria. Después de tantos días o incluso meses peregrinando, los peregrinos medievales se derrumbaban de emoción al llegar al mirador de “Mons Gaudii”.

Y es que en el mirador de Mons Gaudii es el primer sitio donde se pueden ver ya las agujas de la Catedral. Por fin sentimos que este reto personal estaba al alcance de nuestra mano.

Durante este tramo nos acompañó la niebla y un poco de lluvia. No es nada raro que llueva en Galicia, ya te dije que un chubasquero es imprescindible a la hora de preparar tu mochila para el Camino de Santiago.

Entrando a la ciudad de Santiago

Nada más salir del Monte do Gozo hay una tienda bastante grande con souvenirs de todo tipo. Ahora que por fin lo palpábamos con las yemas de los dedos, nos animamos a comprar imanes, sudaderas y un par de camisetas para rememorar este momento tan épico.

Ya sólo nos quedaba descenso de 5km que entra en la ciudad a través del barrio de San Lázaro. En este tramo nos hicimos amigos de un padre de familia que se estaba haciendo él solo todas las etapas del Camino de Santiago desde Sarria.

Hacer el camino uno solo tiene que ser también muy enriquecedor. La verdad que estos últimos 5km se nos pasaron volando mientras hablábamos de la vida con este hombre.

Según entrábamos a Santiago a eso de las 10:30h, empezó a salir el sol. Dejamos de ver mojones y aparecían las primeras vieiras en la acera que te indicaban el camino.

Una vez entras en Santiago empiezas a ver cómo la gente te mira con cierta admiración. Algunos incluso te dan ese último empujón “¡Ánimo, que ya no queda nada!”.

Llegamos a la plaza de la Inmaculada y podíamos ver a pocos metros uno de los lados de la Catedral. Ese edificio tan bonito de enfrente es la Universidad de Santiago de Compostela.

Llegada a la Plaza del Obradoiro

Bajando esa misma calle llegamos a la famosa Plaza del Obradoido. No sé muy bien cómo explicar lo que se siente en este momento.

Nada más llegar a esa plaza nos tiramos al suelo en el centro de la plaza y contemplamos la Catedral sensiblemente emocionados. No os imagináis la tremenda satisfacción que da entrar en aquella plaza después de los más de 100km andando.

De pocas cosas me siento tan orgulloso como de haber completado todas las etapas del Camino de Santiago desde Sarria. Tiene muchos momentos de sufrimiento, pero la gente que conoces y la satisfacción de terminarlo, hacen que merezca muchísimo la pena.

Esta plaza es el kilómetro 0 y aquí convergen las últimas etapas de las distintas rutas del Camino de Santiago. Puedes ver que en el suelo hay distintos caminos que convergen en el centro de la plaza.

Pronto recuperamos las fuerzas y nos hicimos unas cuantas fotos para inmortalizar el momento.

Recogida de la Compostela en la Oficina del Peregrino

Justo después fuimos a recoger la Compostela en la Oficina del Peregrino. Lo normal es que haya bastante cola y esto era otra de las razones para no llegar muy tarde.

Allí mismo enseñamos nuestros Credenciales del Peregrino correctamente sellados y tras rellenar un formulario, nos entregaron la sufrida Compostela. Ya te expliqué en este otro post cómo conseguir tu credencial y sellarlo correctamente.

La Compostela es completamente gratis, pero si quieres también el certificado de distancia cuesta 3€. Y por 2€ más te dan el típico tubo para que transportes todos los documentos sin que se te estropeen.

Aunque llegamos a tiempo a la Oficina del Peregrino para asistir a la misa del Peregrino de las 12:00h, nos moríamos de hambre y decidimos asistir a la misa del Peregrino de las 19:30h en la Catedral.

¡¡Habíamos llegado a tiempo para disfrutar de nuestra comida gratis en el Parador de Santiago de Compostela!! Pero antes de ir a comer, teníamos que dar el histórico abrazo al Apóstol Santiago para dar por finalizado el Camino de Santiago.

No te pierdas todos los detalles de nuestro post Qué hacer en Santiago de Compostela. Te cuento qué ver, qué hacer, dónde alojarte y los mejores sitios para comer en esta maravillosa ciudad gastronómica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *