Qué hacer 3 días en Trinidad, la joya colonial de Cuba

Paseando por Trinidad

En este post te contamos qué hacer 3 días en Trinidad, la joya colonial de Cuba. Te explicamos cómo llegar, qué ver y el sinfín de actividades que te ofrece.

Para pasar más tiempo en esta joya colonial, descartamos Cienfuegos y Santa Clara de nuestra ruta. Si quieres tener más detalle de las razones, consulta nuestro post Cómo organizar tu viaje a Cuba.

Cómo llegar a Trinidad

Después de haber disfrutado de nuestra excursión a Viñales, nuestra siguiente parada era Trinidad. Leo y Ángela, nuestros caseros de La Habana, nos reservaron un taxi compartido por 30 CUCs p.p. Nos advirtieron que los caseros, suelen llegar a un acuerdo con los taxistas para cobrar 50 CUCs p.p. a los turistas, llevándose ambos, su respectiva comisión.

Al día siguiente, cuando subimos al taxi, nos pidieron 50 CUCs a todos los pasajeros. Le dijimos que nosotros veníamos de parte de Leo y Ángela, a lo que reaccionó guiñándonos un ojo y diciendo “Ah ok, vosotros ya pagasteis parte en vuestra casa”. En ese momento flipamos un poco viendo cómo engañaba al resto de turistas en su cara, pero así es Cuba, ya te lo avisé en Qué saber antes de viajar a Cuba, te la van a intentar colar durante todo el viaje.

Este mismo trayecto en Viazul, dura 6,5h y te costará 25 CUCs p.p. Merece la pena pagar un poco más por ir en taxi compartido, te ofrece una calidad-precio cojonuda. El trayecto en coche dura teóricamente 4h, pero acabará siendo más por sus interminables paradas a tomar café y los posibles cambios de coche a mitad de camino.

Otra alternativa es ir en taxi privado, pero la broma te saldrá bastante más cara. En Cómo organizar tu viaje a Cuba, puedes consultar la tabla de precios y tiempos de desplazamiento con cada uno de estos transportes.

Dónde alojarte en Trinidad

Tras mirar numerosas casas en Trinidad, decidimos hospedarnos en Casa OsmaryAlberto. Lo que más nos gustó fue su buena ubicación, está alejada del bullicio, pero a tan sólo 10 minutos andando de la Plaza Mayor.

La habitación que nos dieron fue la más bonita de nuestro viaje, nos costó 30 CUCs la noche. Tiene un desayuno bastante bueno, quizás un poco flojo si lo comparamos con el de los 3 días en La Habana.

En esta casa te ofrecen un servicio parecido al de un hotel, un trato más servicial y menos cercano. Nos ayudaron bastante a reservar el taxi a la Playa de Ancón, la excursión de Topes de Collantes y el traslado a Cayo Guillermo.

Dónde comer en Trinidad

Trinidad ofrece una amplia oferta gastronómica, tiene restaurantes de todo tipo. Mientras caminas por calle, te harán mil y una ofertas.

Uno de los restaurantes que os recomendamos es el Sol Ananda, sirve comida cubana y tiene una decoración muy peculiar. El restaurante es una casa colonial en plena Plaza Mayor de Trinidad. Su decoración hará que te transportes 200 años atrás en el tiempo. Es un poco más caro que la media, te costará unos 15 CUCs p.p., pero merece mucho la pena.

Otro que estuvo muy bien fue el Paladar Malibran, nos ofrecieron por la calle un menú completo por 10 CUCs p.p. El precio estaba bastante bien porque te incluía entrante, principal, bebida y postre. Tiene música en directo y un bar muy chulo para tomarte algún cóctel.

Para combatir el calor cubano, tómate un rico helado en Zelatto, la mejor heladería de Trinidad.

Compra tu souvenir en Trinidad

Trinidad es un buen sitio para comprar tus recuerdos del viaje. Hay muchas tiendas de souvenirs con cuadros, figuras, camisetas, imanes… Recuerdos de todo tipo con precios bastante buenos y regateables.

Nosotros elegimos como souvenir a una “parejita” de cubanos talladas a mano sobre madera. La “parejita” medía medio metro cada una, todo hito cargar con ellas durante el viaje. Pudimos llevárnoslas porque eran despiezables y nos las empaquetaron perfectamente. Para que te hagas una idea de lo mucho que puedes regatear, nos pedían 90 CUCs y acabamos pagando “sólo” 60 CUCs.

Guía de Trinidad: Día 1

Pasea por Trinidad

Trinidad es una de las ciudades coloniales mejor conservadas de Cuba y de toda América. Por ello y por su espectacular belleza, fue nombrada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

El primer día nos pusimos a hacer la mejor actividad turística que puedes hacer en Trinidad, patearla de arriba abajo. Pasea por sus calles empedradas y alucina con el colorido de sus casas. Trinidad es la ciudad más bonita y especial que visitamos durante el viaje. Bienvenido a la ciudad colonial más bonita de Cuba.

La Plaza Mayor

La Plaza Mayor es el corazón colonial de Trinidad. Durante el boom del azúcar, las familias más adineradas construyeron aquí sus viviendas. Trajeron a trinidad una gran cantidad de riqueza, pero no es oro todo lo que reluce. Su riqueza provenía de las plantaciones de azúcar en el cercano Valle de los Ingenios, donde numerosos esclavos realizaban trabajos forzados.

Frente a la Plaza Mayor de Trinidad encontrarás la Iglesia Mayor de la Santísima Trinidad, uno de los templos más grandes de Cuba. Al otro lado de la plaza, podrás ver una torre a la que podrás subir y disfrutar de sus vistas por 2 CUCs.

Hoy en día esta plaza es un lugar con un encanto especial. Por las noches suelen ir músicos callejeros y sus bancos se llenan de parejas que disfrutan de este mágico lugar.

Panorámica de la Plaza Mayor de Trinidad
Panorámica de la Plaza Mayor de Trinidad

Merece la pena que te pares un rato en esta plaza. Tómate una Cristal bien fresquita en sus bancos y disfruta de este lugar tan especial. Cristal y Bucanero son las marcas de cerveza cubana que reinan en este país. Por lo tanto, si eres amante de la cerveza, ya sabes.

Convento de San Franciso de Asís

A pocos metros de la Plaza Mayor, te encontrarás con la Convento de San Franciso de Asís. Es uno de los edificios más emblemáticos de Trinidad, podrás contemplar su campanario desde prácticamente cualquier punto de la ciudad.

En la actualidad alberga al Museo Nacional de Lucha Contra Bandidos y su entrada te costará 2 CUCs. El museo en sí no tiene gran cosa, pero podrás subir al campanario y disfrutar de unas vistas privilegiadas del casco histórico.

La Casa de la Música

La Casa de la Música es un bar al aire libre, con música en directo y un ambiente espectacular. Es una parada obligatoria en tu visita a Trinidad, se encuentra justo al lado de la Iglesia Mayor de la Santísima Trinidad.  En esta zona hay wifi y la gente se sienta en sus escalinatas a conectarse con mundo a través de sus tarjetas wifi ETECSA.

Fuimos a última hora de la tarde a disfrutar de la música en directo mientras nos tomábamos un rico cuba libre. En seguida se nos hizo de noche, y lo que empezó siendo una terraza con música al aire libre, se convirtió en algo más parecido a una discoteca. Pusieron unas vallas alrededor de las escalinatas y empezaron a cobrar entrada. Nosotros ya estábamos dentro, así que eso que nos ahorramos.

Si tú también quieres entrar gratis, pásate antes de que anochezca, está abierto prácticamente las 24h del día. Tendrás que llegar bastante pronto si quieres coger un buen sitio frente al escenario.

El precio de las copas es un poco más caro que en el resto de bares de Trinidad. Los locales se tomaban las copas en la esquina anterior, donde podías tomarte un cubata por el increíble precio de 2 CUCs.

Guía de Trinidad: Día 2

Playa de Ancón

La Playa de Ancón está a tan sólo 15 minutos en coche de Trinidad. Es una manera fácil de añadir un poquito de playa y relax a tu viaje. Puedes ir en autobús, pero por sólo 7,5 CUCs, puedes coger un taxi privado y evitarte esperas innecesarias. Ya sabes cómo son los cubanos…

En la casa nos gestionaron un taxi privado que nos dejó en la Playa de Ancón a primera hora de la mañana. La playa nos gustó, pero no nos fascinó. Nos pareció que estaba un poco masificada, había mucha familia y estaba muy lejos de la tranquilidad que esperábamos encontrarnos.

Para evadir el calor, nos tomamos unos saocos, una de las bebidas más típicas de Cuba. Suelen prepararla dentro de un coco y lleva únicamente ron blanco y el agua del propio coco. Cuando terminas de bebértelo, te lo parten el coco para que puedas comértelo. Te recomiendo probarlo, está muy rico y tiene un sabor muy original.

El precio de las hamacas es bastante razonable, por 2 CUCs podrás disfrutar de tu hamaca durante todo el día.

Playa del Caribe Grill

Después de estar toda la mañana disfrutando de esta playa, nos pusimos a charlar con una señora local que fue muy maja con nosotros. Aparte de invitarnos a su casa, nos recomendó ir a comer langosta a un sitio que se llamaba Caribe Grill. En cuanto nos comentó que allí había playas menos masificadas, cogimos las mochilas y nos largamos.

Para llegar hasta allí, te recomiendo ir en taxi. Las playas no están conectadas, tendrías que ir andando más de media hora por la carretera, y con el calor que hace, corres el riesgo desmayarte por el camino. Lo bueno de este trayecto en taxi es que te pilla de paso para volver a Trinidad. Negocia bien los precios de estos taxis porque en esta playa son un poco mafias.

Al llegar nos dimos uno de los caprichazos del viaje, nos tomamos una rica langosta grillé en primera línea de playa. Esta playa era preciosa, mucho más bonita y menos masificada que la Playa de Ancón. Pedimos también una “paella” que no estuvo mal, pero llamar paella a eso, es un sacrilegio. Salimos de allí comidos por unos 17 CUCs p.p., un poco caro para ser Cuba, pero bastante barato para haber comido langosta. No puedes irte de Cuba sin comerte una buena langosta a la parrilla.

Después de comer, pasamos toda la tarde en esta preciosa playa. Estábamos prácticamente solos, este sí que era tipo de playas que esperábamos de Cuba.

Guía de Trinidad: Día 3

Excursión a Topes de Collantes

Al día siguiente, fuimos de excursión al paque natural de Topes de Collantes. Reservamos la excursión en nuestra casa por 60 CUCs p.p. y nos incluía el taxi privado, la entrada con guía y el almuerzo. También podrías reservar tu excursión con alguna agencia de Trinidad, te llevarán en minivan con un grupo organizado y probablemente te saldrá más barato.

Esta excursión es una opción muy buena si quieres darle un toque salvaje a su viaje. Te recomendamos llevar una mochila con bañador, toalla, crema solar, antimosquitos y botellas de agua.

Mirador de Topes de Collantes

Antes de llegar al parque natural de Topes de Collantes, paramos en un mirador con unas vistas impresionantes. Una vez allí, tendrás que subir unos cuantos escalones para poder disfrutar de este espectacular paisaje. Mires donde mires, no verás nada más que naturaleza a tu alrededor.

Vistas desde el mirador de Topes de Collantes
Vistas desde el mirador de Topes de Collantes

Sendero Centinelas del Río Melodioso

La ruta que elegimos fue la caminata por el sendero Centinelas del Río Melodioso, pero hay muchas otras opciones. Otras rutas muy famosas que también podrías hacer son Los Helechos y El salto del caburni.

Durante la caminata por el sendero Centinelas del Río Melodioso, recorrimos unos 5 km en aproximadamente 3h.

Mapa del sendero Centinelas del Río Melodioso
Mapa del sendero Centinelas del Río Melodioso

La excursión empieza en la Casa de la Gallega, el restaurante más famoso del Parque Natural Topes de Collantes. Nada más llegar, nuestro taxista nos presentó a nuestro guía y nos juntaron con otro grupo para comenzar la excursión.

Después de conocer a nuestro guía, nos adentramos en la selva, caminamos rodeados de naturaleza y disfrutamos de un paisaje, flora y fauna alucinantes.

Las pozas del Venado

Llévate bañador y toalla porque en estas pozas podrás darte un chapuzón para quitarte el calor de encima. El agua estaba muy limpia, te recomiendo bañarte, te quedas nuevo para reempreder el camino. Allí mismo tienes una especie de “vestuario” para cambiarte.

No obstante, si no te apetece bañarte, puedes hacerte una pedicura de pies gratis. En estas pozas habitan los llamados peces “garra rufa”, los peces que se comen la piel muerta de tus pies.

Salto del Rocío

El Salto del Rocío es una cascada tan bonita, que te dejará sin habla. Fue la parada más impresionante de la excursión, quedarás perplejo con su gran tamaño y la paz que transmite este lugar. Seguidamente, te toparás con un mirador desde el que podrás admirar la grandeza de este parque.

Comida y café

Cuando terminamos el tour nos llevaron a comer a un restaurante con el que seguramente tendrían convenio. La comida no nos gustó mucho, pero al menos, estaba incluida en el precio.

De camino a casa, paramos en Don Pancho, un lugar que produce café artesanal. Allí nos explicaron todo el proceso de elaboración y nos invitaron a un café para degustarlo.

Otras cosas que hacer en Trinidad

Aparte de ser la ciudad más bonita de Cuba, Trinidad te ofrece miles de opciones a escasos kilómetros. Te cuento algunas cosas más que podrías hacer durante tu estancia en Trinidad:

  • Ve al Valle de los ingenios y recorre las ruinas de las antiguas plantaciones de azúcar. Salen trenes todas las mañanas desde Trinidad.
  • Visita el Nicho, una de las cascadas más famosas de Cuba.
  • Contrata una excursión a Cienfuegos y Santa Clara.

Nosotros descartamos el Valle de los ingenios porque consideramos que con la excursión por el Valle de Viñales, ya tuvimos suficiente. Entre el Nicho y Topes de Collantes nos decantamos por esta última por su cercanía. Cienfuegos y Santa Clara no fueron nuestras prioridades en Trinidad, necesitas un día entero y leímos que no merecía mucho la pena.

Vídeo del viaje

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*